Consejos alimenticios para la madre que da de lactar

Cuando el bebé se alimenta de leche materna, los nutrientes que percibe dependen de la alimentación de la madre, y es por ello que se debe seguir un equilibrio en la dieta, tanto en calidad como en cantidad para poder satisfacer plenamente las necesidades del bebé.

Recomendaciones nutricionales

En primer lugar decir que el periodo de lactancia es mucho más agotador que el propio embarazo. Por tanto si la mami durante su embarazo ha tenido una alimentación saludable y variada su peso ganado estuvo dentro de los parámetros normales,  entonces  esa mami ahora deberá saber que a su alimentación que tuvo durante su embarazo ahora deberá de incrementarla , y el promedio sería en unas 500calorias mas por día , un ejemplo de 500 cal seria: 2 rebanadas de pan de molde integral con anchoveta o sardinas (por el omega 3 que contiene y que es bueno para el desarrollo conginitivo del bebe) y 1 vaso de yogurt descremado para asegurar que el gasto de calcio sea nuevamente aportado en la dieta, pero este valor de 500 calorias extras puede variar ya que dependerá de la actividad física de la madre, por el peso ganado durante el embarazo y por su metabolismo, por tanto es mejor acudir siempre a sus consultas nutricionales para que un profesional sea quien le de ese valor.

Es conveniente controlar periódicamente el peso de la madre con el fin de elevar o rebajar las calorías de la dieta si éste disminuye o aumenta respectivamente. No obstante, en ningún caso se ha de iniciar en este periodo una dieta excesivamente baja en calorías, ya que las demandas nutritivas son muy elevadas, y de forma natural, la madre que da el pecho emplea las reservas de grasa acumuladas durante el embarazo para la producción de leche, lo que contribuye, junto con una alimentación adecuada, a recuperar progresivamente el peso previo al embarazo. Una dieta estricta resulta totalmente desaconsejada ya que puede influir en la cantidad de leche producida, y conducir a un estado de malnutrición en la madre.

Guía de alimentos para esta etapa
Las necesidades de proteínas son mayores que las de una mujer en condiciones normales, por tanto no olvidarse que todos los días en sus alimentos deberá de estar presente, dando preferencia a las  aves, huevos, leche y otros derivados de la leche pero que sean descremados o bajos en grasa.

Teniendo en cuenta que el tipo de grasas que se consume es una de las pocas cosas que se traslada casi directamente a la leche materna, parece recomendable procurar consumir menos grasas de carnes y más vegetales y de pescado.

Para complementar el resto de calorías de la dieta se deberá incrementarla cantidad de alimentos ricos en hidratos de carbono complejos (cereales, quinua, trigo, pan integral, integral, papa, camote y menestras)

Ciertas vitaminas también se necesitan en mayor cantidad; por ello resulta es imprescindible un consumo muy amplio de verduras y frutas, que aportan vit A, fólico y vitamina C.
Se recomienda consumir una ensalada cada día y fruta fresca, al menos una de ellas rica en vitamina C cítricos, melón, frutas tropicales, fresas, además de otras verduras cocidas en combinación con primeros platos o como guarnición de los segundos, para cubrir el aporte de dichas vitaminas y parte de la fibra necesaria para la madre.

Como los lácteos son la principal fuente de calcio,  y necesario para evitar la desmineralización de la madre, se deberán tomar al menos 3 vasos de leche ó 2 de leche más 1 de yogurt
La leche utilizada en la preparación de platos será preferiblemente desgrasada para no excedernos en el margen de grasa de la dieta. La leche del desayuno y merienda, semidesgrasada, por su aporte de vitaminas A y D.

Asegurar un buen aporte de líquidos: zumos, infusiones y sobre todo agua, ya que la leche materna contiene un 85 – 90% de agua que se debe reponer. Es conveniente, cuando se va a dar el pecho, tener cerca un vaso de agua, ya que generalmente aparece sensación de sed.
Puede ser necesaria una dieta especial en los siguientes casos: madre adolescente, vegetariana, o con determinadas enfermedades; no dude nunca en pedir consejo profesional.

Alimentos contraindicados

Las bebidas alcohólicas porque se ha comprobado que la cantidad o volumen de alcohol  que la madre tenga en su sangre será la misma que en la leche materna.

Evitar o moderar el consumo de bebidas excitantes (café, té, refrescos con cafeína  , energizantes), evitar el tabaco y diversos fármacos, ya que sus componentes también pasan a la leche si su uso es imprescindible, hay que suspender la lactancia materna o acudir al médico para buscar su opinión.

Moderar de  la dieta aquellos alimentos que den mal sabor a la leche (ajo, cebolla, rábanos, espárragos, col, coliflor, coles de Bruselas, embutidos fuertes y especias en general). Porque pueden ocasionar rechazo en el bebe.

Los niveles de proteínas, grasas e hidratos de carbono de la leche materna no están afectados por los niveles de los mismos en la dieta materna. La calidad de la leche tampoco está relacionada con la calidad de la alimentación de la madre, pero si lo está la cantidad de la misma con la de la producción láctea. Por esta razón se recomienda que continúes con la dieta sana y variada del embarazo. La misma debe contener grandes cantidades de proteínas, calcio y hierro y de alimentos como cereales, frutas y vegetales

En cuanto a recuperar tu peso inicial

Sin son pocos los kilos que aumentaste durante el embarazo no te preocupes en bajarlos, ya que estos kilos son una reserva natural de calorías que tu cuerpo acumuló en grasas durante el embarazo para este gran momento. Sin mayor esfuerzo y a la medida que vayas amamantando habrán desaparecido en un par de meses.

En los casos que se haya subido de peso en exceso durante el embarazo, es aconsejable consultar a un nutricionista para confeccionar una dieta personalizada y asi llegar a tu peso ideal.

 

 

 

Los comentarios están cerrados.